Tutoreo

El tutoreo es el método de hacer que los cultivos crezcan en vertical. Especialmente algunas plantas dotadas de zarcillos como por ejemplo tomates, melones, y pepinos se benefician de esta técnica. Además estos productos no sólamente se cultivan de forma extensiva en campos abiertos. También son cultivos muy comunes en jardines y huertos domésticos y en agricultura de escala reducida. No todos disponen del terreno para que estas plantas crezcan en el suelo. Además no es recomendable. Gracias al soporte vertical de plantas mediante mallas plásticas HORTOMALLAS se puede incrementar la producción en cualquier espacio, incluso en invernaderos.

Tutoreo

Al entutorar las plantas estas crecen de manera vertical ejemplo la planta de tomate ,los pepinos y los melones.

Beneficios del soporte vertical de plantas

Se han comprobado múltiples beneficios de guiar el crecimiento de las plantas y soportarlas en vertical.

  • Las plantas corren menos riesgo de dañarse

Si se dejan crecer al suelo, plantas como el tomate que llegan a tener una ramificación importante, pueden ser pisadas y sufrir daños físicos.

  • Se favorece la posibilidad de tratar los cultivos de forma orgánica

Las plantas que no tocan el suelo, son menos predispuestas a las enfermedades. Así que el tutoreo previene la acumulación y la proliferación de bacteria, hongos, virus. Por consecuencia se podrán reducir las aplicaciones de productos fitoquímicos y la cosecha se podrá catalogar como “orgánica”.

  • Se reduce el crecimiento de las malas hierbas

Gracias al sistema de soporte vertical de plantas, hay una menor incidencia de malas hierbas. Es más fácil mantener el terreno limpio. Así no se verifica una alta competencia entre plantas para obtener nutrientes. Por consecuencia los cultivos crecen más vigorosos y libres de patógenos. Esta ventaja es aún mayor cuando se aplica el telo ground cover, de material tejido no tejido que impide el paso de la luz y que bloquea la formación de plantas infestantes.

  • Permite ahorrar espacio

Ya que las plantas se desarrollan en vertical se aprovecha de la extensión hacia lo alto. De esta manera se obtiene una mayor producción en menor espacio.

  • Mejora la calidad de la cosecha

Todas las características que rinden un producto comercializable se logran más fácilmente con la técnica de soporte que emplea HORTOMALLAS. Mejor color, mejor textura, más uniformidad se logran porque los frutos reciben una mejor exposición a la luz del sol. El material vegetativo no bloquea la luz solar, ya que las ramas se entrelazan sobre la estructura de soporte y los frutos crecen más libremente y con más espacio.

Plantas de tomate entutoradas

La malla tutora HORTOMALLAS es buena opción ya que mejora la calidad de la cosecha.

La mejor apariencia de los frutos contribuye a que estos tengan más valor en el mercado.

  • Permite una mayor movimiento del aire entre ramas y hojas

Por levantar los tallos y espaciar las ramas y las hojas, mediante la malla se logra una mejor circulación del aire. En caso contrario la acumulación de material foliar favorece un microclima húmedo, poco saludable, donde hay un riesgo más elevado de patógenos.

Se puede decir que gracias a HORTOMALLAS, como sistema de soporte vertical de plantas, se reduce el índice de enfermedades en los cultivos.

  • La recolección de los frutos resulta más fácil

Gracias al crecimiento ordenado y en vertical es más ágil realizar todas las labores sobre las plantas, como por ejemplo podar las ramas y entutorar. También la recolección de los frutos es más rápida porque estos están a la altura de los brazos y no hay que agacharse. Además están más a la vista, dado que la planta crece más recta y las hojas no tapan tanto los frutos.

Esta ventaja no solamente es una ayuda para los trabajadores. También resulta en un ahorro de tiempo y de mano de obra.

  • Facilita los tratamientos fitosanitarios

Así como la poda y la recolección de frutos, también la aplicación de los pesticidas es facilitada por el sistema de soporte vertical de las plantas. Un mayor espacio entre ramas, tallos y hojas y una mayor visibilidad de los frutos hace que los aplicación sea más precisa y puntual. Se ven los insectos más fácilmente y se puede actuar directamente sin desperdiciar el producto químico. Por reducir la cantidad de esto, también se obtiene un ahorro y la producción es menos expuesta a pesticidas. La mayor eficacia de los tratamientos también implica una mayor protección de las enfermedades.

  • Incrementa el rendimiento y los ingresos totales

Gracias a la instalación de HORTOMALLAS se puede sacar el máximo provecho del terreno que se dispone. La innovación tecnológica de las mallas plástica permite un cultivo más intensivo, una optimización del espacio, mayor exposición a la luz, ahorro de mano de obra y productos fitosanitarios.

Campo de plantas de tomate y malla para tutorear

Ademas de facilitar la recolección de las frutos también mejora el rendimiento de los cultivos y los ingresos incrementan.

Plantas y hortalizas trepadoras

Entre las plantas trepadoras que naturalmente se apoyan a los soporte hay las legumbres como los frijoles y los chícharos, los tomates, los pepinos, los melones, las calabazas, los calabacines. Muchas de estas plantas no se vuelven lo suficientemente fuertes para soportar los frutos que crecen y alcanzan un peso considerable. Así que especialmente los frutos más grandes, como la calabaza y el melón, conforme van creciendo, se benefician de una ayuda en el soporte vertical de las plantas.

Malla tutora y planta de hortalizas

Se recomienda agregar un soporte vertical a los cultivos para que los frutos no caigan por el peso como los melones.

Sistema de tutoreo HORTOMALLAS

Un sistema de tutoreo con malla espaldera puede ser fácilmente construido con postes colocados en el terreno a la distancia adecuada uno del otro. Estas medidas varían según el tipo de cultivo, el tipo de terreno y el tipo de clima. Así que os invitamos a pedir a nuestros expertos consejos según las características de vuestro específico cultivo.

Una vez plantados los postes, es suficiente tensar la malla y sujetarla con cintillos. Los anillos de tutoreo, HORTOCLIP, están especialmente diseñados para abrirse y cerrarse con una leve presión de los dedos. Sirven para guiar el tallo y las ramas de las plantas de forma sencilla.

Una ventaja adicional de este sistema es que al final de la temporada se puede fácilmente desmantelar.  La malla se puede desinfectar, luego se enrolla y se almacena ocupando poco espacio. El sistema puede ser reutilizado en otro ciclo o en otra zona, para entutorar otro cultivo. En caso de los tomates, es recomendable actuar una rotación de cultivo cada tres años. Esto tiene la finalidad de  incrementar la productividad y reducir el riesgo de enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *